Torres gemelas

Torres gemelas.

Escuchar esas dos palabras me produce un gran impacto, sobre todo porque hay un antes y un después desde el momento en el que ocurrió aquel lamentable y terrible suceso.

Vimos las imágenes en las que se derrumbaron como un castillo de naipes, no nos lo podíamos creer. ¡Y que eso pasase al país más poderoso del mundo…!

Pero dejemos este tema tan arduo y voy a intentar explicar lo que para mí significa gemelas-gemelos.

Gemelos. ¡Dios mío! Aquel septiembre del 81 en que recibí la noticia me quedé helada, y más teniendo una niña de ¡1 año ! ¿Qué va a ser de mí?, me decía;  si con una estoy tan liada, no voy a poder con tres.

Pero a medida que pasaron los meses me fui mentalizando y me dije: ¡Adelante!

Desde que nacieron fueron unos bebés y luego unos niños muy buenos. Hoy tienen treinta y tres años y nos sentimos muy orgullosos de ellos.

He aprovechado esta ocasión para rendir un pequeño homenaje a mi DOS TORRES GEMELAS. (Por Dios, que no se enteren).

A.A.A.